Health and Fitness

Los cuidados paliativos son esenciales tras un ACV grave, pero muchos pacientes no los reciben – Consumer Health News

MIÉRCOLES, 16 de marzo de 2022 (HealthDay News) — Acabar en el hospital con una enfermedad grave, como un accidente cerebrovascular (ACV), puede ser una de las peores experiencias de la vida de una persona.

Entonces, ¿por qué tan pocas personas aprovechan una especialidad médica que busca aliviar el dolor y el sufrimiento durante su estadía en el hospital?

Los profesionales de los cuidados paliativos se enfocan en mejorar la calidad de vida de un paciente, al enfatizar la gestión del dolor y el alivio de los síntomas durante el tratamiento médico. También ayudan a la persona enferma y a sus seres queridos a afrontar el estrés y el duelo, y los orienta en la toma de decisiones importantes.

Pero apenas 1 de cada 5 personas hospitalizadas con un ACV grave durante un periodo reciente de tres años recibió una consulta de cuidados paliativos, según un nuevo estudio que se publicó en la revista Journal of Pain and Symptom Management.

“No pienso que necesariamente todo paciente que tenga un ACV grave tenga que recibir una consulta de cuidados paliativos, pero siento que debería ser más de un 20 por ciento”, planteó la autora sénior, la Dra. Alexia Torke, científica investigadora dl Instituto Regenstrief, en Indianápolis.

“Un evento como este que cambia la vida de verdad necesita mucho respaldo para el paciente y la familia, y un aspecto de este respaldo tanto para afrontar una enfermedad potencialmente letal como para tomar decisiones son los cuidados paliativos”, añadió.

Los cuidados paliativos son un campo relativamente nuevo. A veces se confunde con los cuidados de hospicio, que “se enfocan de forma específica en el final mismo de la vida y en los que están muriendo”, señaló el Dr. R. Sean Morrison, presidente del Departamento de Geriatría y Medicina Paliativa de Brookdale de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. Morrison no participó en el estudio.

Pero los cuidados paliativos buscan aliviar el sufrimiento de todos los pacientes, independientemente de su pronóstico, comentaron Morrison y Torke.

“Los cuidados paliativos son una atención de equipo que se enfoca en mejorar la calidad de vida de las personas de todas las edades que viven con una enfermedad grave, y pueden y deben proveerse al mismo tiempo que todos los demás tratamientos adecuados, incluso los que prolongan la vida”, aclaró Morrison.

“Cuando se proveen cuidados paliativos a la vez, el dolor y otros síntomas de las personas se reducen, sus familias se sienten mejor atendidas y respaldadas, y en el cáncer, por ejemplo, viven más tiempo”, añadió.

Para ver con qué frecuencia se utilizan los cuidados paliativos para ayudar a los pacientes, Torke y sus colaboradores monitorizaron casi 1,300 casos de ACV graves en cuatro hospitales de Indiana entre 2016 y 2019. Revisaron los expedientes de los pacientes para ver si el equipo de cuidados paliativos se reunió con el paciente o con su familia.

La tasa de cuidados paliativos provistos varió mucho, encontraron los investigadores, y abarcaron entre un 12 y un 43 por ciento de los casos graves de ACV, dependiendo del hospital particular person.

Apenas un 43 por ciento de los pacientes que fallecieron en el hospital habían recibido una consulta de cuidados paliativos, mostraron los resultados.

Los cuidados paliativos “ocurrieron en menos de la mitad de los pacientes que fallecieron en el hospital, una situación en que es probable que el paciente y la familia se enfrentaran a decisiones difíciles, y un respaldo fuerte les habría sido útil”, afirmó Torke.

Los investigadores también encontraron que apenas un 24 por ciento de los pacientes que murieron en un plazo de tres días tras la hospitalización recibieron cuidados paliativos, frente a un 51 por ciento de los pacientes que murieron en o después del cuarto día.

“Sí encontramos algo positivo, que los pacientes con ACV más graves sí tendían a recibir más consultas, y eso es bueno”, añadió Torke.

Dado que los cuidados paliativos son un campo nuevo en la medicina, muchos médicos no saben gran cosa sobre el tema o en qué momento se deberían utilizar, dijo Morrison.

“La inmensa mayoría de los médicos en ejercicio nunca han experimentado los cuidados paliativos, y no recibieron entrenamiento en el área, así que no saben en qué momento pedirlos cuando resultan necesarios”, anotó Morrison.

Esta falta de comprensión también abarca a las personas hospitalizadas.

“Los pacientes y las familias están confundidas respecto a qué son los cuidados paliativos, y los beneficios que pueden recibir de ellos”, lamentó Morrison. “No saben que pueden solicitarlos”.

La confusión entre los cuidados paliativos y los de hospicio también podría disuadir a las personas de solicitar este servicio, apuntó Torke.

“Estamos ahí para respaldar a los pacientes y a las familias en la toma de decisiones, independientemente de que sean decisiones sobre los tratamientos que soportan la vida o si quieren enfocar su atención en la comodidad o al final hacer la transición al hospicio”, dijo Torke. “Hay un miedo asociado con los cuidados paliativos, de que hacer una consulta sobre los cuidados paliativos quizá significa que de alguna forma están dándose por vencido, o que no hay tanto respaldo para las preferencias y decisiones del propio paciente”.

Los médicos necesitan un mejor entrenamiento para poder identificar las situaciones en que una persona se beneficiaría de una consulta de cuidados paliativos, señaló Torke.

“Quizá el profesional clínico note que el paciente o el familiar sufren mucha angustia, que tienen dificultades para sobrellevarlo”, dijo. “Tal vez ese sea el momento en que se necesita una consulta de cuidados paliativos”.

Morrison dijo que los hospitales pueden ayudar al integrar los cuidados paliativos en la rutina regular de atención del paciente, haciendo que sea tan solo otro servicio que se ofrece.

“En mi hospital, fuimos uno de los pioneros muy tempranos en los cuidados paliativos”, observó Morrison. “Ahora tengo equipos en todas nuestras unidades de cuidados intensivos, lo que incluye a nuestra unidad de ACV y nuestro programa de oncología. Simplemente nos hemos convertido en parte del panorama del hospital”.

Los expertos en cuidados paliativos también deben hacer un mejor trabajo al informar al público sobre los beneficios de su especialidad, planteó Morrison.

“Puedo garantizar que si acude a mis compañeros de cuidados paliativos sus síntomas se gestionarán mejor, su familia estará mejor atendida, y su supervivencia se prolongará. Solo debe ser parte de la atención médica de rutina”, comentó.

La conclusión es que “los pacientes y las familias deben estar preparados para pedirlos, porque hasta que comiencen a hacerlo, los médicos no podrán proveerlo de forma adecuada, porque no pensarán en ello”, añadió Morrison. “Es en realidad su derecho, y recibirán una mejor atención”.

Más información

La Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard ofrece más información sobre los cuidados paliativos.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Alexia Torke, MD, MS, analysis scientist, Regenstrief Institute, Indianapolis; R. Sean Morrison, MD, professor and chair, Brookdale Department of Geriatrics and Palliative Medicine at Mount Sinai, New York City; Journal of Pain and Symptom Management, Jan. 4, 2022

From Your Site Articles

Related Articles Around the Web

Source hyperlink

Leave a Reply

Your email address will not be published.